pulgas

Gusanos intestinales

gusanos redondos

Gusanos Redondos:

Vermes ganchudos:
Ancylostoma caninum
Uncinaria stenoceph

Ascáridos:
Toxocara canis
Toxascaris leonina
Crenosoma vulpis

gusanos planos

Gusanos Planos:

Cestodos
Taenia
Echinococcus
Dipylidium caninum
Mesocestoides

De forma coloquial, a los nematodos se les conoce como “gusanos redondos” y a los cestodos como “gusanos planos”.

Los gusanos redondos son unos parásitos muy frecuentes en nuestro país. Como su nombre indica, tienen forma cilíndrica y viven en los intestinos de nuestros perros y gatos alimentándose de su contenido. Si nuestro perro está parasitado podemos ver los huevos de estos gusanos en sus heces (y estos huevos son muy resistentes, pueden llegar a ser viables durante un año).

Existen muchas especies diferentes de gusanos redondos, pero las más comunes y relevantes son:

Ancylostomas caninum: es un parásito que ataca mucho a los cachorros y suele ser mortal.
Toxocara canis: pueden parasitar en órganos como hígado, pulmón e incluso el músculo, donde quedan enquistados en forma de granulomas.

parasitos perro internos

Cuando nuestro perro está parasitado por gusanos planos o cestodos , podemos ver que arrastra su culete por el suelo, porque le pueden producir cierto picor. En sus heces, o alrededor del ano, podemos ver segmentos de estos gusanos que son como granos de arroz. Estos segmentos van llenos de huevos que serán los responsables de contaminar el entorno y contagiar a otros animales.

Las especies más conocidas de cestodos son:

Tenia
Echinococcus: parásito que ataca al intestino del perro. Los quistes hidatídicos aparecen sobre todo en el hígado y los pulmones de los hospedadores intermediarios, pero pueden afectar a otros órganos.
Dipylidium caninum: El perro se infecta al ingerir pulgas o piojos ya infectadas cuando se lame o muerde porque le pica.



gusanos del corazon

Gusanos del corazón

Dirofilaria immitis

La Dirofilariosis o enfermedad del gusano del corazón se transmite por la picadura de un mosquito (generalmente Aedes o Culex) que tenga larvas de filaria.

Cuando pica el mosquito, las larvas pasan a la sangre del perro y se van transformando a medida que van pasando los días y atravesando los distintos tejidos del perro.

Llegan a las arterias pulmonares a los 2 meses aproximadamente. Y allí continúan creciendo hasta convertirse en adultos (que pueden medir incluso más de 30cm) y pueden llegar a alcanzar el corazón.

Cuando se reproducen, cientos de microfilarias salen al torrente circulatorio, desde donde otro mosquito al picar al animal e ingerir sangre las recogerá para volver a cerrar el ciclo.

mapa parasitos internos González-Miguel, J; Gussoni, S; Morchón R; Mellado,I; Simón, F. (2012, 10 de diciembre). La dirofilariosis animal y humana. Estudio presentado por el Laboratorio de Parasitología de la Facultad de Farmacia de Salamanca.


gusanos del pulmon

Gusanos del pulmón

Angiostrongylus vasorum

Los perros se contagian cuando “comen” accidentalmente pequeños caracoles infectados con larvas.

Estas larvas migran por el perro, yendo a los ganglios linfáticos y de allí al corazón y a las arterias pulmonares, donde, una vez convertidas en adultos comenzarán la puesta de huevos.

Los huevos viajan arrastrados por el torrente circulatorio hasta los capilares pulmonares y los alveolos. Y de allí, tanto huevos como nuevas larvas se desplazan hasta la garganta, el perro se las traga y las elimina posteriormente con las heces. Así se contamina el suelo, donde nuevos caracoles se contagiarán y otros perros podrán infectarse al comerse los caracoles accidentalmente.



gusanos del ojo

Gusanos del ojo

Thelazia callipaeda

Esta enfermedad la transmite la transmite una mosca que el parásito utiliza como "hospedador intermediario", es decir, como vehículo para llegar a su destino: los perros. La larva de la Thelazia llega al ojo del perro cuando una mosca chupa las secreciones lacrimales. En el ojo del perro las larvas mudan un par de veces y se convierten en adultos. Al cabo de 1 mes, tendremos nuevas larvas1 listas para subir a otra mosca que se pose a chupar las secreciones del lacrimal del perro.
Para cerrar el ciclo, la larva1 debe pasar entre 15 y 30 días hasta convertirse en larva3 que es la que puede de nuevo infectar a un perro.